Tarde de arte y museos en Madrid: El mejor plan con niños (o sin ellos)